Celia-equpio-isep-clinic-granada

 

Celia López Sánchez. Psicóloga y Sexóloga de ISEP Clínic Granada

 

Cuando hablamos de terapia de pareja es clave destacar que el foco de actuación de la terapia no es el individuo, sino la relación. De esta forma, ambos miembros de la pareja serán vistos como un todo.

A la hora de acudir a terapia de pareja, sería deseable que ambas personas hayan decidido ir. En muchas ocasiones nos encontramos que uno de los miembros de la pareja tiene muy claro que va acudir a consulta, mientras que el otro no quiere hacerlo, o va a regañadientes. Aunque el terapeuta de pareja puede realizar la terapia, la reticencia por una de las partes a ésta es más difícil de tratar.

Normalmente acudimos al especialista cuando ya es demasiado tarde. Los conflictos se nos han ido de las manos, se producen emociones como resentimiento y dolor entre ambos y se deciden agotar todas las opciones disponibles acudiendo al psicólogo. Es difícil detallar con exactitud cuándo una pareja debe acudir a consulta. Lo recomendable es ir cuando ambos presentan insatisfacción o malestar con la relación y deciden resolverlo, centrándonos en objetivos comunes. La terapia de pareja es mucho más eficaz si se acude en cuanto se observa el malestar de una relación.

Encontramos que las principales demandas en terapia de pareja son la falta de comunicación y la necesidad de cambiar a nuestra pareja. En ocasiones hacemos reclamos a nuestra pareja cuando ésta ni siquiera sabe qué es lo que se está reclamando. La empatía y escucha activa serán esenciales en la solución a estos problemas. Por otra parte, no existe la relación o la pareja perfecta. Muchas veces queremos que nuestra pareja se ajuste a las expectativas que habíamos planteado en nuestra imaginación. Lo importante en estos casos es que la relación funcione y sea beneficiosa para ambos. Si comprobamos que la relación no está funcionando, será necesario plantear terapia de pareja.

La terapia es un recurso cada vez más utilizado hoy en día, ya que no está tan estigmatizada como hace unos años. Las parejas recurren a ella si lo desean bien para seguir creciendo juntos en la relación o para la solución de conflictos antes de que sea demasiado tarde. En algunas ocasiones la terapia es utilizada para aceptar y afrontar que la relación ha terminado y que ambas personas van a estar mejor como individuos independientes que como pareja. A veces, la ruptura puede ser la mejor de las soluciones.

La terapia de pareja nos ayuda a conocernos como personas individuales y a mejorar en las relaciones de pareja actuales o futuras.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies