¿QUÉ ES LA DISLEXIA?

La dislexia es un trastorno del neurodesarrollo que interfiere en la lectura y la escritura. Su causa es una alteración de las zonas cerebrales que controlan el lenguaje y por eso reconocer la dislexia puede ser complicado.

Es de origen neurobiológico y se caracteriza por un nivel en la lectoescritura inferior a lo esperado para su edad.

No está relacionada con la inteligencia general del niño/a, aunque en la etapa infantil se pueden observar las deficiencias significativas en el lenguaje, la motricidad, la percepción y la falta de madurez en general.

Respecto a las causas no hay un único origen, determinado por factores genéticos, hereditarios, de desarrollo…así como una ralentización de la velocidad con la que el hemisferio derecho procesa la información visual relacionada con el lenguaje y una alteración en la interconexión de los hemisferios cerebrales.

El niño/a con dislexia aprenderá a leer pero de modo diferente, con un método distinto, dándole estrategias y técnicas para enfrentarse a sus dificultades y enseñándole diferentes habilidades que le ayuden a comprender y memorizar los textos que lea.

-¿CÓMO RECONOZCO QUE MI HIJO/A TIENE DISLEXIA?

  1. Presenta problemas en la lectura: Dificultad para leer y reconocer palabras, hacer rimas, aprender palabras nuevas, omiten en la lectura en voz alta o no asocian las letras a sus sonidos. Es en la etapa de primaria donde surgen las primeras señales más evidentes y cuando el niño comienza a ser consciente de su dificultad al leer, negándose en muchas ocasiones a ello.
  2. Dificultades con la escritura: Olvidan como escribir palabras, tienen mala caligrafía, cometen muchas faltas de ortografía, invierten el orden de las letras y los números…
  3. Dificultad en la comprensión y expresión del lenguaje: Uso y comprensión de sinónimos, dificultades para encontrar las palabras adecuadas para expresarse.
  4. Problemas en ejercicios para establecer un orden: Días de la semana, horas, tablas, dinero, tiempo, les cuesta mucho organizarse y ser ordenados.
  5. Capacidad intelectual: Suelen mostrar un desarrollo normal en el resto de aprendizajes.
  6. Lateralidad cruzada: Son síntomas que se relacionan con la aparición de la dislexia.

-¿QUÉ PUEDO HACER?

Hay que tener presente que la dislexia es una afección que va a acompañar a nuestros hijos/as toda la vida, aunque con el trabajo y el apoyo adecuados podrán llegar a desarrollarse profesionalmente en el ámbito que deseen.

En primer lugar es fundamental tener un diagnóstico temprano y que reciban la atención psicopedagógica y logopédica necesarias.

Desde casa (y dependiendo de la edad de nuestro hijo/a), podemos incidir en leer con ellos en voz alta, utilizar audiolibros, cantar canciones, jugar a hacer rimas, utilizar juegos y aplicaciones destinadas a trabajar la dislexia. Informar al colegio y tener contacto con sus profesores para que lleven a cabo las medidas oportunas en clase.

El papel más importante que tienen que cumplir la familia quizás es el de apoyo emocional y social, sobre todo en los momentos bajos contribuyendo así al desarrollo de una autoestima adecuada. En este sentido, es muy importante que se valore al niño/a teniendo en cuenta su nivel de partida y el esfuerzo realizado más que los resultados.

Existen algunas dificultades diarias que necesitan la comprensión de las personas que comparten la vida con ellos: confusiones con las horas del día, equivocaciones respecto al lugar donde se colocan las cosas, tendencia al desorden, facilidad para distraerse y en el cumplimiento de las instrucciones, etc.

Por ello es fundamental tomarse el tiempo necesario para escuchar al niño o la niña, dándoles la oportunidad de contar lo ocurrido ese día y de conocer sus preocupaciones.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies