inmaculada rodriguez isep clinic granada

 

 

Inmaculada Rodríguez. Psicopedagoga de ISEP Clínic Granada

En estas fechas de navidad, calles y centros comerciales se llenan de gente, luces, villancicos, regalos… procuramos como padres, tíos o abuelos, hacer felices a nuestros hijos, sobrinos, nietos y recorremos todos los lugares necesarios para que papá noel y los reyes traigan todo lo que nuestros hijos han pedido.

Tras este aluvión de compras y la ilusión por contemplar las caritas de ilusión de nuestros niños abriendo su regalos, viene la decepción de ver que pasados unos cuantos días, ese juguete tan pedido, querido y deseado queda en el fondo de cualquier cajón. Y ahí es cuando nos prometemos que el próximo año no compraremos tantos… pero al final, volvemos a caer en el mismo error, año tras año.

En ocasiones, detrás de que los niños nos pidan tal o cual regalo de forma continua, puede responder a un deseo no solo de ser escuchados, mirados por papá y mamá sino también a querer pasar tiempo de juego junto a ellos, para hablar, dibujar, hacer manualidades, reír, cantar y bailar hasta cansarse.

Es un modo de pedirnos tiempo, tiempo sin prisas, sin mirar el reloj, recuerdos, momentos.

Nuestros pequeños necesitan estar tranquilos, salir un poco en estas vacaciones de la rutina y prisas diarias, un tiempo de juego, de soñar y crear….y de hacerles partícipes con sus padres y/o familia de hacer cosas juntos, actividades cotidianas hechas con cariño, paciencia, amor y tiempo.

¿Qué podemos hacer con nuestros niños en vacaciones?

Algunas de esas cosas cotidianas en vacaciones de navidad puede ser…

Decorar la casa juntos: Poner el árbol, el belén, poner la mesa en las fechas de comida familiar… Los niños se sienten importantes, tenidos en cuenta, se sienten satisfechos de aprender a realizar y experimentar nuevas cosas, mejorando así su autoestima y satisfacción personal.

Cocinar juntos: Aprender a hacer pequeñas recetas, hacer galletas de navidad, probar sabores, experimentar…aprovechando así el transmitirle la importancia de una alimentación saludable.

Dibujar, leer juntos y ver películas: Puede ayudarnos a entender mejor a nuestros pequeños, ver como interpretan la trama, que les gusta y que no, que preguntas hacen, lo que puede generar interesantes conversaciones entre padres e hijos…

-Salir a pasear sin prisas: Ver las luces del pueblo o la ciudad, paseos donde se pueda ir hablando sin prisas ni interrupciones, donde los niños puedan preguntar, contarnos cosas, lo que les gusta o les preocupa, temas que en la rutina y prisas del día a día a veces se pasan por alto. Estas fechas pueden ser un buen momento para hablar de temas como aquellos que tienen familiares cercanos enfermos o han perdido un ser querido a lo largo de este año, y donde los niños ante, por ejemplo. la pérdida de abuelos, no han podido comprender su ausencia ni los pensamientos y emociones que están experimentando.

– Álbum con fotos y dibujos: Elaborar juntos un álbum de fotos, dibujos, frases, de todo el año. Hablar de recuerdos, momentos felices y tristes vividos. Ver y escuchar que situaciones recuerda el niño con más alegría y cuales con más tristeza, es un modo interesante para los padres para comprender mejor a sus hijos.

Recordad, como dice el neuropsicólogo Álvaro Bilbao “ lo importante no es que el niño tenga todo lo que quiera sino que no les falte nada de lo que necesitan”.

El mejor regalo será siempre el tiempo que pasemos junto a ellos y qué mejor que aprovechar las vacaciones de navidad para ello.

Si recordáis este anuncio,iba en esa dirección: La otra carta (IKEA)

Http://youtu.be/5egLxg_7mg0

FELIZ NAVIDAD Y FELICES REYES!!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies