inmaculada rodriguez isep clinic granada

Inmaculada Rodríguez Sánchez. Psicopedagoga de ISEP Clínic Granada

La educación de los hijos únicos es complicada. Desde hace años del hijo/a únicos han existido muchos mitos y se ha tenido una imagen estereotipada de ellos como egoístas, mimados, poco sociables, etc y aunque por desgracia, aun existe este pensamiento en muchas personas, afortunadamente, es algo que va cambiando muy poco a poco.

Todos conocemos las ventajas e inconvenientes de tener hijos y más de un hijo, pero también el hecho de ser hijo único tiene sus ventajas y no sólo inconvenientes como nos hace creer una parte de la sociedad.

Según el doctor en psicología y pedagogía, Valentín Martínez-Otero, la personalidad del hijo único depende más de cómo es criado que al hecho de no tener hermanos. Parece más bien, que todo dependerá de cómo los padres aprendan a mantener un buen equilibrio en la educación de sus hijos que de otra cosa.

Ventajas de tener un hijo/a único/a:

  • Son niños que suelen madurar con mayor rapidez.

  • Presentan un alto grado de imaginación y creatividad.

  • Pueden tener amistades de diferentes edades.

  • No suelen sufrir de celos ni envidia, aunque hay que enseñarles a hacer frente a estos sentimientos antes de llegar al colegio.

  • Su entorno puede enriquecerse por el trato con adultos.

  • Suelen ser niños con más confianza y seguridad (tienen el cariño de sus padres solo para ellos)

  • Tiene más disponibilidad de sus padres para ayudarles (deberes, estudio…)

 

¿Cómo educar a un hijo único?:

  • Dale la oportunidad de participar en actividades deportivas y lúdicas, que desarrolle sus habilidades, se relaciones con otros niños para que se divierta, que discuta con ellos… (juegos, actividades extraescolares, relaciones con primos o quedar con amigos fuera del cole)

  • Establece normas y obligaciones de acuerdo con su edad

  • Enséñale a negociar, a mediar y a resolver conflictos

  • Fomenta el pensamiento crítico y la opinión propia

  • Evita ser demasiado sobreprotector

  • Valora sus logros, pero sin llegar al exceso

  • Acepta y respeta sus defectos y fallos, déjale que se equivoque.

  • Que viva su infancia como un niño y no como un “pequeño adulto”

La decisión sobre el número de hijos depende únicamente de la pareja, sin dejarnos llevar por el peso de la sociedad que nos insiste en la “obligación” de tener más de un hijo (para que no se quede solo/a, para que aprenda a compartir, para que nos cuide cuando seamos mayores, etc….).La decisión es vuestra y aquello que decidais será lo correcto.

Al fin y al cabo, lo que importa como padres es que los hijos crezcan sanos y felices y eso no depende del número de hermanos que tenga. Todos hemos conocido hijos únicos que hubiesen querido tener hermanos y personas con hermanos que hubiesen preferido ser hijos únicos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies