Cada vez son más los casos en los que se registra una mayor incidencia de los retrasos en el lenguaje o inicios tardíos del habla en la consulta de logopedia.


Es inevitable pensar que, la distancia interpersonal y el uso de mascarillas, junto con una menor interacción social, no solo evitan la transmisión y el contagio del coronavirus, sino que, además, supone una limitación importantísima para la comunicación, ya que dificultan la comprensión con nuestro interlocutor, agravándose en el caso de los niños que se están iniciando en la comunicación oral o la tienen en proceso de desarrollo.


No obstante, las opiniones sobre este tema son muy dispares entre los profesionales dedicados a diferentes ramas sanitarias, entre los que se encuentran los pediatras y los logopedas, puesto que los primeros refieren una preocupación de carácter generalizado entre los padres por el inicio tardío del aprendizaje del lenguaje, lo cual dicen estar desvinculado a la pandemia, mientras que los logopedas afirman el aumento de casos de niños con dificultades para adquirirlo coincidiendo justo con el inicio de esta situación.


Lo cierto es que, debido a los diferentes confinamientos, y el miedo al virus, nuestros pequeños solo han estado relacionándose con personas convivientes, sin contar con socialización para con el resto de niños, conocidos o familiares no directos, factor fundamental para su desarrollo lingüístico. Aumenta la dificultad cuando los adultos llevan mascarilla, teniendo en cuenta que se pierde el aprendizaje por imitación tan relevante en la adquisición del lenguaje, especialmente en las guarderías, en las que aprenden por observación.


Ante cualquier duda sobre el desarrollo del lenguaje de nuestros hijos, se aconseja acudir a un especialista. Si a los 24 meses su vocabulario no tiene 50 palabras y no hace conexiones de dos palabras, se aconseja acudir a un logopeda, ya que los trastornos del lenguaje pueden derivar en problemas de habla, complicando su corrección. Al final y al cabo, la logopedia no es cualquier cosa, es salud.

Sofía Fajardo Garrido