Carmen espigares

 

Carmen Espigares Navarro. Psicóloga de ISEP Clínic Granada

 

Son muchos los padres que ante la llegada de un nuevo hermano o hermana esperan con preocupación la aparición de los temidos celos infantiles en el primogénito. Sin embargo, estos celos son algo inevitable y, además, una reacción natural que permite al mayor adaptarse a los nuevos cambios que van a producirse en su entorno más cercano. Los celos no tienen por qué convertirse en algo patológico siempre que los manejemos de la forma adecuada y no despreciemos al niño por tenerlos.

En muchas ocasiones, los padres no llevan a cabo estrategias adecuadas para enfrentarse a los celos de sus hijos, lo que puede llevar a perpetuar el problema originando así la consolidación de conductas de rivalidad permanente entre los hermanos.

Orientaciones prácticas para abordar los celos entre hermanos

  1. Evitar comparaciones entre hermanos

Las comparaciones nunca suelen funcionar y entre hermanos, el efecto puede ser demoledor. Con ellas, sólo conseguiremos que el hermano “comparado” se sienta inferior al otro y además poco valorado. Esto, a su vez, incrementará la rivalidad entre ellos lo que hará más difícil la extinción de conductas celotípicas.

  1. Implicar al hermano/a mayor antes de la llegada del bebé

Ya desde antes del nacimiento del nuevo hermano, los primogénitos deben estar involucrados en esta nueva etapa que tantos cambios va a suponer también para ellos. Se recomienda informar de la llegada del nuevo miembro pasado el primer trimestre de embarazo, puesto que en los primeros meses es más probable que ocurran complicaciones que puedan propiciar que este no llegue a término. Desde este momento, el hermano mayor ha de sentirse parte de este proceso; desde los preparativos previos hasta el momento del nacimiento. Muchas veces y casi de manera inconsciente, padres y familiares están tan ilusionados conociendo al nuevo bebé, que pueden no percatarse de que el hermano mayor también está viviendo en ese momento algo que es nuevo para él y que necesita sentirse acompañado. En el momento de presentarle al que a partir de ese momento será su hermanito/a es importante que le demos un lugar privilegiado junto a nosotros e incluso también regalarle algún detalle, para que no se sienta como algo aparte de esta nueva situación, sino parte de ella.

  1. Reforzar los comportamientos que indique afecto y cooperación

Ya en casa, también es importante implicar a los hermanos mayores en algunos de los aspectos del cuidado del bebé (que nos ayuden a preparar el baño, elegir su ropita, darle de comer…). Agradeceremos su colaboración y les reforzaremos por ello. De esta manera estaremos potenciando este tipo de conductas y además aumentaremos su autoestima porque estaremos transmitiendo el mensaje de que confiamos en ellos. Del mismo modo, reforzaremos aquellos momentos en los que compartan momentos de juego y diversión o expresen muestras de afecto hacia el bebé..

4. No hacer caso de las conductas celotípicas

Siempre que la conducta celotípica no suponga un riesgo para ninguno de los hermanos, intentaremos no hacer caso de aquellos comportamientos disruptivos del hermano mayor que, en la gran mayoría de las ocasiones, lo que buscan es llamar la atención de los padres (pataletas infantiles). Bien por cansancio del niño o bien porque con la retirada de atención entienda que de esta manera no va a conseguir su propósito, la conducta irá disminuyendo progresivamente. Sugeriremos a los mayores otras formas más adaptativas de comportamiento, tales como aquellos que impliquen afecto y cooperación y los reforzaremos de forma inmediata siempre que se den.

  1. Cada uno es único y ambos tienen cualidades

Cada hijo es único y excepcional y eso mismo es lo que siempre hemos de transmitirles. Es esencial hacerles ver a cada uno sus cualidades y elogiarlos por ellas. De esta manera disminuiremos la probabilidad de que aparezcan conductas de rivalidad entre ellos, ya que entenderán que cada uno tiene su propia esencia y que por ello, no tiene razón de ser competir contra su hermano.

  1. Conductas celotípicas más comunes

Aunque no existe una conducta celotípica exacta, sí que se pueden dar ciertos comportamientos o actitudes que indican la existencia de celos. A continuación se presentan los indicadores habituales:

  • Regresión: Vuelven a aparecer comportamientos de etapas evolutivas ya superadas (micción nocturna, deseos de ser acunado, volver a tomar papillas o biberones…). Estos retrocesos tienen como objetivo reconquistar la atención que consideran perdida.
  • Aumento de conductas de desobediencia y de oposición: Es común que para aliviar la tensión emocional que está viviendo, el hermano mayor saque a relucir comportamientos de rebeldía como una llamada de atención hacia sus padres.
  • Indiferencia: Por otro lado, pueden darse también conductas marcadas por la indiferencia. El niño puede mostrar poco interés por lo que le rodea e incluso mostrarse apático y desanimado.
  • Somatizaciones: La tensión que los hermanos mayores pueden experimentar con la llegada del bebé puede dar lugar al desarrollo de sintomatología psicosomática: dolor de barriga, dolor de cabeza, malestar general, estreñimiento…
  • Comportamiento agresivo: La aparición de comportamientos agresivos normalmente está asociada a una baja tolerancia a la frustración, déficit en autocontrol y pocas habilidades a la hora de gestionar conflictos emocionales. Aunque estos comportamientos pueden considerarse comunes si se dan con poca intensidad y de manera esporádica, sí que pueden entrañar peores consecuencias, ya que en ocasiones, el niño puede orientar su ira hacia el hermano pequeño descargando sus celos en forma de insultos, golpes u otro tipo de agresiones.

La educación positiva basada en la firmeza y el afecto es esencial para el adecuado desarrollo de los hijos. Esta debe fundamentarse en el respeto a la individualidad de cada hijo, enseñándoles a aceptarse y respetarse a cada uno tal y como es, intentando no promover un clima de competencia y rivalidad entre ellos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies