Paula Del Barrio García. Pedagoga de ISEP Clínic Granada

Hace ya tiempo que los Escape Rooms se han hecho muy populares como actividad de ocio que podemos realizar en grupo. Básicamente se trata de encerrar a un grupo de personas, dentro de una habitación ambientada en una historia, el objetivo, encontrar la llave o los elementos que les permitan salir de ella.

¿Pero qué son los Breakout-Edu?

Son una variante de los Escape Rooms, con un origen educativo, el objetivo no es escapar de una habitación cerrada, sino conseguir abrir una caja o cajas, que están cerradas por candados, en un tiempo limitado. Para obtener los códigos que las abren, será necesario superar una serie de retos que implicarán resolver problemas, enigmas, puzzles… con el fin de aprender jugando. Como punto de partida, una breve historia que pondrá en situación a los participantes.

¿Cuáles son las razones para introducirlo como recurso educativo?

  • Se puede adaptar a cualquier contenido curricular (con contenidos de cualquier materia).
  • Fomenta el trabajo cooperativo: es necesario dialogar, llegar a consensos,…
  • Es un aprendizaje basado en retos.
  • Permite desarrollar habilidades como la atención, observación, el razonamiento lógico, el pensamiento crítico, …
  • Mejora la competencia verbal (expresar ideas, entablar conversaciones,…)
  • Fomenta el desarrollo de la imaginación.
  • Permite a los alumnos/as aprender a trabajar con presión.
  • Los alumnos/as son los protagonistas del aprendizaje.
  • Y sobre todo, es divertido: empleamos el juego como técnica para aprender.

Estas razones son las que nos han llevado a trasladar esta experiencia dentro de los Grupos de Estimulación del Talento que desarrollamos en Isep Clínic Granada. Hemos aprovechado los beneficios del juego para generar un aprendizaje más motivador y lúdico tanto de conocimientos, como actitudes y competencias. Los participantes trabajaban en equipo, aportando sus ideas, sus puntos de vista diferentes, que les permitían ir superando los distintos enigmas que les fuimos planteando, desde problemas matemáticos, sopas de letras, textos ocultos, puzzles…

Para comenzar, se les presentaba el objetivo que tenían que conseguir, mediante un video introductorio, que activaba una cuenta atrás que les indicaba el comienzo de la actividad. Una hora en la que ellos son los protagonistas, en la que tienen que debatir con sus compañeros, exponer sus puntos de vista, hacer lluvia de ideas para afrontar los problemas, llegar a un consenso, realizar cálculos matemáticos, superar bloqueos y buscar un nuevo camino…y todo ello, bajo la presión del tiempo que se va consumiendo.

Pero siempre, y lo más importante, esto ocurre cooperando entre sí, de una forma divertida y motivadora, que les va animando a superar un reto tras otro y así conseguir el objetivo final.

La mejor evaluación ha sido observarles, ver cómo se van superando, avanzando juntos en los retos y sobre todo que nos trasladen las ganas de volver a repetir la experiencia.

¿Nos vemos en la siguiente?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies