Qué es y cómo prevenirla

Con la llegada del otoño es común escuchar a personas decir: “no duermo bien” “me siento triste y sin energía” “me falta apetito o como demasiado” “no me concentro” etc. Es posible que todo esto sea provocado por la llamada astenia otoñal. Os pregutareís, ¿esto que es?

Al entrar en el otoño, las horas de luz se reducen, bajan las temperaturas, se modifican nuestras rutinas, por lo que nuestro organismo tiene dificultades para adaptarse a todos esos cambios provocando tristeza y baja activación de nuestro cuerpo. Aunque es un hecho que afecta a todo el mundo, algunas personas lo superan a los pocos días (5 o 6 días), mientras que otros lo sufren durante semanas.

Entonces, ¿porque el otoño nos sienta mal? ¿porque afecta a nuestras emociones? Todo esto tiene una explicación. Existen mecanismos de nuestro cerebro que se regulan mediante la luz y, por tanto, cuando las horas de luz del día se reducen, nuestro comportamiento cambia. Por un lado tenemos un neurotrasmisor en nuestro cerebro llamado serotonina, más conocido como “la hormona de la felicidad”, ya que unos niveles altos de serotonina se relacionan con un buen estado de ánimo y bienestar. Por el contrario, niveles bajos de serotonina se han relacionado con la depresión. Pues bien, la producción de serotonina se relaciona con la luz solar, a más luz, mayor producción. Por lo tanto, cuando las horas de luz disminuyen, la cantidad de serotonina es menor. En consecuencia, pueden aparecer signos de tristeza y apatía.

Por otro lado, la melatonina también juega un papel fundamental en este fenómeno. La melatonina es la hormona que regula el sueño y empieza a producirse al anochecer para procurar un descanso adecuado, desciendendo su nivel en el cuerpo por la mañana. En otoño, los días son más cortos, por lo que nuestro cerebro envía señales a nuestro cuerpo para que se produzca melatonina cuando aún tenemos jornada y obligaciones por delante. Empezamos a sentir sensación de cansacio y sueño mucho antes de estar preparados para irnos a dormir.

Los sintomas más comunes de la Astenia otoñal son:

  • Bajo estado de ánimo.
  • Sentimientos de desesperanza y pesimismo.
  • Irritabilidad o humor cambiante.
  • Pérdida de interés en actividades que antes solía disfrutar o apatía.
  • Poca energía o cansancio.
  • Dificultad para dormir o dormir demasiado.
  • Falta de concentración.
  • etc.

¿Como podemos luchar contra la astenia otoñal y recuperar esa energía perdida?

  1. Aprovechar la luz solar: De esta forma , generarás serotonina y te sentirás mejor.
  2. Practicar actividad física: el deporte es fundamental, nos hace segregar endorfinas que nos hace sentirnos bien, y si encima se hace en horas de luz ¡Muchísimo mejor!. Busca un lugar natural donde respirar aire puro y relajarte.
  3. Cuidar las horas de descanso: Es consejable tener una rutina de sueño, intentando dormir al menos 8 horas diarias.
  4. Dieta equilibrada y una buena hidratación, para mantener el nivel de energía en nuestro organismo.
  5. Busca actividades que te motiven: piensa en actividades que te gusten y aumenten tu motivación ¡dedica tiempo para ti!
  6. Regular horarios y organizarnos: Con el cambio de rutinas que se produce en otoño, puede ser una buena idea realizar una tabla semanal con actividades que quieres hacer y los horarios para tener una buena organización y que de tiempo a todo lo que nos proponemos.

La astenia otoñal puede alterar tu ritmo de vida, pero está en tus manos prevenir los síntomas adaptándote cuanto antes al otoño.

Marta Bermejo

Psicóloga General Sanitaria

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies